Pareja

Mi Ex Novia me Pide Dinero ¿Debo Dárselo?

Justo ayer hablaba con uno de mis buenos amigos y pacientes, a quien estoy llevando de forma muy puntual su historia y hubo algo que me llamó mucho la atención y aunque ya había hablado sobre este tema, me vi en la necesidad de volver a abordarlo de nuevo.

Mi buen amigo y paciente me comentaba que su ex pareja, le pedía dinero, a modo de favor o como parte de “gastos legales”, que según ella se tenían que hacer, ya que en su momento ella era la que llevaba la contabilidad de mi amigo en cuestión.

Sin embargo, mi amigo me comentó que él ya no tenía ningún tipo de relación de negocios con su ex pareja, y que naturalmente no era necesario darle dinero. Eso me recordó a otros casos que asesoré, en donde las ex esposas, recurrentemente, pedían dinero a sus ex parejas.

Y fue justo eso lo que me llevó a acuñar la frase…

“La mujer que abandona; busca compromiso sin sexo, mientras que el hombre que abandona; busca sexo sin compromiso”.

Esto no es otra cosa que cuando un hombre abandona a una mujer (esposa o novia), regularmente la quiere como Dama de Compañía pero no como esposa. Y lo contrario con las mujeres que abandonan a sus respectivos maridos; literalmente los convierten en perfectos cortesanos, literalmente “buenos amigos”, con los que nunca volverán a tener sexo.

¡Lee Mi Historia sobre Cómo Recuperé el Amor de mi Chica ¡Clic Aquí Ahora Mismo!

Esto puede sonar crudo.

Y de hecho lo es; sin embargo, eso me hace preguntarme: ¿Hacia dónde va el dinero que tu ex pareja te pide?

Por triste que pueda esto sonar, este dinero se destina a financiar la nueva relación que ella sostiene con su actual pareja, lo que supone que con TU dinero ella pagará, los condones, el hotel de paso donde harán el amor, y desde luego los regalos que ella le dará a él.

¿Esto suena muy duro?, quizás te digas a ti mismo: “mi ex pareja no sería capaz de hacerme eso”.

Lamentablemente, la respuesta es un SI rotundo, es por eso que si ella te pide dinero que no justifica la manutención de los hijos, simplemente, ¡niégate!.

No te prestes a ser un cajero automático parlante.

Alguien me dijo por Facebook…

¿Y eso no me hará lucir como el malo de la película?

Y yo le respondí…

“Es mejor ser el malo, y no el tonto”.

Tan, Tan…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *